La operación de los labios menores por hipertrofia, o lo que actualmente conocemos cada vez más como labioplastia, es una operación estética que cada vez tiene más demanda entre las mujeres de 30 a 50 años, aunque la labioplastia en sí no tiene un rango de edad asignado, ya que se lo pueden realizar las mujeres a cualquier edad. Sí que es verdad que los ginecólogos y ginecólogas recomiendan que este tipo de operación estética, como cualquier otra, no se realice en un período en el que la mujer todavía no se ha desarrollado del todo.

Hoy en día, la labioplastia se puede realizar mediante diferentes técnicas quirúrgicas y, en función de estas, la operación y el mismo postoperatorio será de una forma o de otra y la cirugía tardará más o menos tiempo en sanar.

Los rangos de precio de la labioplastia varían en función de cada país, técnica empleada o unidad ginecológica, por lo que no podemos aportar un precio exacto para este tratamiento, cada vez más demandado.

Las razones por las que una mujer decide realizarse una operación de este tipo no son simplemente estéticas, sino también tienen mucho que ver con la comodidad de estas en su día a día, ya que hay pacientes que aseguran que sus labios menores le hacen las relaciones sexuales más incómodas, que se pillan los libios con la braguita o el pantalón o, incluso, que les hace más incómodo practicar ciertos deportes.

Tenemos también un artículo más detallado en el que puedes encontrar las dudas más comunes sobre la labioplastia.

Labioplastia: Qué es y para qué sirve

La labioplastia es la operación mediante la cual se reducen los labios vaginales de una mujer. Normalmente, las mujeres que se someten a este tipo de operación, es porque tienen una alteración en los labios o una asimetría en estos.

Según nos cuenta la Doctora Esperanza Gadea, las pacientes que acuden a su consulta interesadas en realizarse una labioplastia, suelen ser mujeres con labios muy grandes o, no siendo grandes, que le incomodan en sus relaciones sexuales, se pillan el labio con la braguita o el pantalón o que perciben que sus labios vaginales no están estéticamente bien cuando se miran al espejo.

Mediante esta intervención no se altera el clítoris en ningún momento, lo único que se hace es poner a ras de la entrada de la vagina los labios menores de la mujer para que estos queden simétricos y ya no le incomoden a ningún nivel. Es importante que los labios menores queden a ese nivel, ya que estos cumplen una función muy importante: proteger la entrada del canal vaginal de posibles infecciones que puede sufrir en el día a día. Si esta intervención no se realiza de forma correcta y se reducen de más los labios menores de una paciente, lo único que podemos provocar es que esté más expuesta a infecciones vaginales.

 

¿Cómo se realiza una labioplastia?

La labioplastia, que consiste en la reducción de los labios menores, se puede realizar de varias formas, pero aquí solo vamos a hablar de las 2 más comunes: mediante bisturí frío o con láser ginecológico de diodo.

Seguro que te estás preguntando las diferencias principales que hay entre un tipo de intervención u otra y, aunque parezca mentira, la diferencia es abismal.

Labioplastia con bisturí

La intervención quirúrgica para reducir los labios menores con bisturí se realiza por el modo tradicional, en el que la paciente entra en quirófano, se le pone anestesia a nivel local o general, en función del profesional que realice la intervención.

Además, durante la cirugía, se dan puntos de sutura en la zona genital para que el tejido se regenere y deje de sangrar.
Conforme los efectos de la anestesia van desapareciendo, es normal que se note alguna molestia en la zona vulvar, ya que se acaba de salir de una operación en la que los puntos están todavía frescos.

Con respecto al postoperatorio, la paciente deberá estar hospitalizada un par de días, hasta que su médico le dé el alta.

Durante el período de curación de los puntos, hay que tener mucho cuidado con la herida y hay que someterse a las curas correspondientes con el fin de evitar posibles infecciones en la zona íntima.

Labioplastia con láser ginecológico de diodo

La intervención quirúrgica para la reducción del tamaño de los labios menores mediante el uso de láser ginecológico de diodo es totalmente diferente al método tradicional, ya que se realiza la intervención sin recurrir a la cirugía.

El láser ginecológico de diodo cuenta con un terminal de corte que realiza un punteado muy fino por la zona en la que se quiere realizar el corte y lo hace sin necesidad de recurrir a la cirugía.

Esta técnica es indolora y se realiza sin ningún tipo de anestesia, pero, si la paciente nota alguna molestia durante el proceso, se le aplican calmantes locales.

El sangrado aquí es, prácticamente, inexistente, porque el láser ginecológico de diodo se encarga de coagular a la vez que realiza el corte, por lo que no hace falta el uso de quirófano para esta intervención, se puede realizar fácilmente en una consulta ginecológica y la paciente se puede ir a casa después de la intervención, sin necesidad de hospitalización.

Después de la intervención, la paciente debe esperar alrededor de 30 minutos en la consulta y, tras esto, podrá irse a casa sin ningún problema. A pesar de que la recuperación de la paciente es inmediata, se recomienda prudencia ya que, como nos indica la Dra. Esperanza Gadea, la paciente puede sufrir problemas de sangrado posterior o infecciones, aunque no suele ser habitual. Aún así, ella vuelve a citar a sus pacientes a los pocos días de la operación para revisar el estado de los labios de la paciente, comprobar si todo está bien y poder darle el alta médica.

¿Quién puede realizar una labioplastia?

La labioplastia, ya sea por el método tradicional o con láser ginecológico de diodo, la debe realizar siempre un profesional cualificado, ya que se trata de una intervención en la que se va a modificar estéticamente una parte del cuerpo delicada y, a la vez, importante en la vida de la mujer.

Seguro que una de las dudas que te vienen ahora a la mente es sobre el resultado final de esta intervención, por eso te dejamos a continuación algunos ejemplos de antes y después de algunas de las intervenciones de labioplastia con láser ginecológico de diodo:

En BeNuren, trabajamos siempre con profesionales sanitarios y estamos presentes en más de 50 clínicas ginecológicas repartidas por toda España y trabajamos con más de 150 profesionales sanitarios.

Si quieres ponerte en contacto con alguno de nuestros profesionales asociados, déjanos tus datos en el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo para poder resolver todas tus dudas sobre el tratamiento:

Labioplastia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.